top of page

Paraísos navideños a los que viajar al menos una vez en la vida

La Navidad es para muchos, la época más mágica y bonita del año y para todo viajero insaciable, es la época perfecta para descubrir ciertos destinos que ganan belleza bajo los copos de nieve y las lucecitas tan características.


Las Navidades son la excusa perfecta para preparar la maleta y hacer el último viaje del año. Da igual si ya has estado en Nueva York, Londres, Québec o Berlín en otra época. Si vuelves en Navidad, es como si lo hicieras por primera vez. Y es que durante estos días, las ciudades se transforman por completo y sacan a relucir sus mejores galas y tradiciones. Estos son 10 destinos a los que se debería volver siempre (o al menos una vez) en Navidad.


A continuación, te muestro los siete paraísos navideños que no deberías perderte:


1. Praga, República Checa


Praga es ya una ciudad de cuento y si la visitamos en estas fechas no hay duda de que es una de las mejores ciudades para viajar en Navidad del mundo. Visitar la preciosa Plaza de la Ciudad Vieja con el belén, el gran árbol de Navidad y un mercado navideño enorme rodeándola, es la mejor forma de empezar a disfrutar de la ciudad. Desde el 24 de noviembre al 6 de diciembre podremos ver la mayoría de mercados navideños como el del Mercado de la Plaza de Wenceslao, lleno de puestos de comida y de regalos navideños. Pero lo mejor de Praga es perderse por sus calles, cruzar el Puente de Carlos y recorrer Mala Strana con toda la iluminación y decoración navideña de la ciudad, pudiendo terminar el recorrido del día subiendo a la torre del Antiguo Ayuntamiento para tener la mejor vista de la Plaza de la Ciudad Vieja y de Praga.





2. Salzburgo, Austria


No hay mejor Navidad alpina como la que se vive en Salzburgo. La ciudad austriaca ofrece desde los tradicionales pasacalles de los diabólicos Krampus y Perchten que van dando pequeños azotes de la suerte -por cierto, dan mucho miedo- a conciertos y recitales de literatura. Pero no sólo eso: la ciudad que vió nacer a Mozart y al famoso villancico 'Noche de Paz' es también una verdadera joya barroca donde la música se siente en todos los rincones. Aquí se viene a disfrutar y sobre todo a cantar.




3. Estrasburgo, Francia


Situada en el norte de Francia, Estrasburgo considerada la capital de la Navidad, junto a todos los pueblos de cuento de la zona de Alsacia, es uno de los lugares que no puedes dejar de visitar en esta época del año. Tiene el mercado de navidad más antiguo de Francia, del año 1570, y la mayoría de mercados están abiertos desde el 25 noviembre hasta el 31 diciembre. Además tiene hasta 11 mercados diferentes repartidos en algunas de las plazas y zonas más bonitas de la ciudad. Merece la pena el mercado de la Petite France para comprar productos artesanales, el de la place Gutemberg donde encontraremos el mercado dedicado a Bélgica este año, en la Place Broglie podremos comprar todo tipo de artículos para Navidad y puestos de comida, en el de la plaza de la Catedral podremos parar a tomar un buen vino caliente y en el de la Place des Meuniers comprar cualquiera de los productos típicos de la zona…¿Te animas a recorrerlos?




3. Quebec, Canadá


Québec es un destino perfecto para disfrutar de unas navidades realmente blancas. Una fina capa de nieve sirve de alfombra por toda la ciudad. Aquí los villancicos se cantan en francés y en inglés, mientras los mercados navideños ofrecen artesanías y los mejores manjares culinarios de Canadá: vinos, sidras, quesos y hasta marisco. Las navidades canadienses son también unas fiestas muy dulces: destacan los barley candies, unos caramelos a base de malta con formas navideñas; y los chicken bones, huesos de pollo rosados con sabor a canela y chocolate. ¡Deliciosos!




4. Nueva York, Estados Unidos


Si quieres una gran oferta de entretenimiento, sitios increíbles para ir de compras y multitud de cosas deliciosas que comer, no hay nada como pasar las Navidades en Nueva York. Acude a ver la famosa compañía de danza Rockettes en el Radio City Christmas Spectacular, o simplemente pasea por la mágica “ciudad que nunca duerme”.




5. Londres, Reino Unido


Londres es otro de los destinos perfectos para viajar en Navidad. Empezando por el encendido del árbol en Trafalgar Square, la iluminación de las calles comerciales como Oxford Street, Regent Street o la zona del Covent Gar­den y los escaparates de los grandes almacenes como Harrods o Liberty. El ambiente navideño empieza a prin­ci­pios de noviem­bre hasta el 5 de enero, así que tenemos un amplio peiodo para poder disfrutar de estas fechas en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo.


Tampoco te puedes perder el mercadillo navideño de estilo alemán de la ribera sur del Támesis, ni el de Canary Wharf en la Mont­go­mery Squa­re y si vas con niños (o no), puedes disfrutar de las atracciones de Hyde Park Win­ter Won­der­land, con pista de hielo y mercadillo incluido. Para completar tu viaje sólo te faltará unirte al Lon­don New Year Day Para­de, el impre­sio­nan­te des­fi­le que tiene lugar en Año Nue­vo.




6. Núremberg, Alemania


El mercado navideño de Núremberg (Nürnberger Christkindlesmarkt) es una institución alemana que atrae a más de dos millones de visitantes cada año. Entre lo más destacado podemos mencionar una rueda de Chicago gigante de madera, un carrusel antiguo y un tren de vapor.


A diferencia de los mercados navideños «falsos» que han estado surgiendo en la región, el consejo del mercado navideño de Núremberg está muy comprometido a asegurarse que únicamente se venda juguetes tradicionales hechos a mano y artículos navideños.

Aquí no encontrarás guirnaldas plásticas producidas en masa.


Los 200 selectos vendedores del mercado también preparan fantásticas exposiciones mientras compiten por el premio al premio al puesto con el mejor diseño. Los primeros tres lugares se llevan figuras de oro, plata o bronce como premio. Los adultos pueden disfrutar del condimentado jengibre de Núremberg, y tazas de vino caliente.


Para los niños, está el Museo de Juguetes, mientras el Museo Alemán del Ferrocarril es un éxito para todos.




7. Viena, Austria


'Frohe Weihnachten', dice un cartel de luces a la entrada del Mercado Christkindlmarkt de la Rathausplatz de Viena, uno de los más emblemáticos de la ciudad. Aunque no el único. Viena cuenta con una decena de pintorescos mercados navideños , muchos de ellos con más de 700 años de tradición. La nieve junto a edificios tan emblemáticos como el Palacio de Schönbrunn, la Karlskirche, el Palacio Belvedere o el Ayuntamiento ofrecen el mejor decorado de cuento para la hermosa ciudad de la Emperatriz Sisí.



8. San Petersburgo, Rusia


Una de las principales atracciones de la ciudad en fechas navideñas es la particular celebración del Año Nuevo. La principal fiesta de San Petersburgo se celebra tradicionalmente en la Plaza de Palacio el 31 de diciembre, la gente se congrega en torno al árbol navideño para dar la bienvenida al nuevo año. En vísperas de Año Nuevo, la avenida Nevskiy, la calle principal de la ciudad, acoge el desfile de carnaval navideño, y en el propio día las actividades son muy diversas y se alargan hasta la madrugada: el concierto de Nochevieja en la Plaza de Palacio comienza a las 22:00 horas y en él actúan diversos grupos populares de danza y música, también hay otros en la avenida Nevskiy, en la calle Malaya Konyushennaya y en la Plaza de Pionerskaya. A las 3:00 horas se lanzan unos impresionantes fuegos artificiales que cautivan a los asistentes.


Un festival muy típico y popular de la ciudad es el Festival de esculturas de hielo en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo (Petropavlowskaya krepost). Desde finales de diciembre hasta principios de febrero se celebra este famoso festival en el que unas 60 preciosas esculturas de hielo destacan y sorprenden a los visitantes.





9. Bratislava, Eslovaquia


El casco histórico de Bratislava parece el escenario de un cuento de Navidad. Su laberinto de calles empedradas y plazuelas con el castillo presidiendo en lo alto de una colina nos invitan a perdernos en la ciudad. En uno de sus coquetos cafés podemos probar los delicisosos pastelitos navideños a precios muy razonables. Y en el mercado de la Plaza Mayor, comprar alguna artesanía típica para llevarnos de recuerdo.




10. Rovaniemi, Finlandia


Rovaniemi es una animada ciudad universitaria situada en la Laponia finlandesa. Es por ello que Papá Noel la ha elegido como su centro de control. A tan sólo 8 kilómetros, El Pueblo de Santa Claus, atrae a miles de niños cada año. La ciudad lapona está a 1 hora y 15 minutos de vuelo desde Helsinki. El avión aterriza en un singular aeropuerto decorado con peluches de animales polares y motivos navideños. Hemos llegado al Aeropuerto Oficial de Santa Claus. Como prueba de tránsito de este peculiar lugar, es fundamental estampar el sello de Papá Noel en el pasaporte.

A 10 minutos en coche, el ambiente festivo también impregna Rovaniemi. Sus calles son invadidas por gigantescos muñecos de nieve, y dormir en el Hotel Santa Claus es posible. Tras un corto trayecto en autobús local, El Pueblo de Santa Claus termina por sorprender. El taller de juguetes, algunas tiendas, un parque de nieve, la sala de visitas donde el mismo Papá Noel recibe a los turistas o su oficina de correos se reparten entre varios edificios.



173 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2_Post
bottom of page